Una cosa que me enoja muchísimo es la gente que se crea mejor que los demás

Creo que a todos en algún punto de nuestra vida nos ha pasado algo que nos ha sacado de quicio y de nuestras casillas sin pensarlo dos veces. Inconscientemente  (o no) creamos en nuestra personalidad y nuestros rasgos aversión a algunas cualidades de las personas que nos parecen insoportables, despreciables o incluso desagradables. Por supuesto, como cada persona es un mundo, cada individuo tiene su propio detonante que lo hace estallar de ira. Quizás para ti sea las personas muy controladoras, pero es probable que a otros esta característica no los haga erizarse de molestia sino que odian a las personas muy flojas.

Estamos seguros de que tú tienes por lo menos una docena de características que odias de las personalidades de otros, incluso características que tus seres más queridos tienen y que tú simplemente no soportas. Es normal, está en el ADN de todos nosotros y es literalmente imposible complacer todos los gustos así que probablemente exista alguien en nuestro entorno cercano que no aguante alguna de las características de nuestra personalidad.

Pero si existe un punto en común entre estas cualidades despreciables quizás ese sea las personas arrogantes. Muy pocos de nosotros podemos soportarlos y si lo hacemos es quizás porque hacemos caso omiso a sus grandes hazañas o indagamos un poco más para descubrir la verdadera personalidad que se esconde tras la carcaza de arrogancia y petulismo.

Más de una persona arrogante te habrás encontrado en tu vida. Y es que no simplemente estamos hablando de arrogancia común y corriente, sino aquellas personas que piensan que son mejores que los demás sin tener ninguna razón concreta; aunque cabe destacar que aún teniendo razones para pensarlo esta no es la forma de demostrarlo a los demás.

En psicología esta se llama “Sesgo de auto-servicio” o básicamente, tener un ego un muy elevado. En un estudio reciente  de psicología se demostró que cuando le pides a una persona describirse a sí misma por lo general darán respuesta infladas con falsedad para demostrar que son mejores que los demás.  Sin embargo, el estudio también comprobó que es más probable que mientras más se regocije una persona de sus logros es porque peor le va en la vida.

Nosotros odiamos a las personas que se creen mejores que los demás, y ¿tú? Aquí te dejamos la historia personal de una señora que confrontó a una de estas personas arrogantes diciéndole las verdades en su cara. ¡Disfruta y comparte!

knklmsfd

 

loading...
Close