muchas personas pasan el gran transcurso de la vida, sin hacer nada que tenga la suficiente fuerza para que pueda recordar

La vida es un viaje asombroso, el mundo está lleno de posibilidades infinitas que nos ofrece un campo inmenso para aprender y descubrir todas estas maravillas. Pero no es ningún secreto que en muchas ocasiones nos vemos limitados por diversas circunstancias, ya sea el trabajo u otras obligaciones.

¿Qué recordaremos cuando seamos ancianos? Quizás nunca te hayas hecho esta pregunta, pero ahora más que nunca es importante conocer y llevar a cabo todos los sueños, sabemos muy bien que pueden parecer difíciles o inalcanzables, pero también podemos asegurarte que te encuentras en la mejor época de tu vida y debes aprovecharla al máximo.

Queremos invitarte a un análisis y a la reflexión, a pensar en todas las oportunidades que hemos dejado pasar sea por miedo o peor aún: apatía. Pero en especial a considerar todo el camino que tienes por delante, para algún día mirar atrás y estar satisfechos de todo.

  1. Viajar. Conocer el mundo más allá de tus fronteras es una experiencia sobrecogedora, es impresionante el descubrimiento personal y la satisfacción que vienen de la mano con las aventuras, en especial fuera de tu país. En la vejez es mucho más complicado embarcarse hacia el exterior, así que no pierdas más tiempo y arriésgate.
  1. Aprender otro idioma. Al igual que viajar, estudiar otro lenguaje abre las puertas a oros puntos de vista. No hay nada como explorar distintos idiomas y enriquecerse de otras culturas.
  1. No permanezcas en una mala relación. Este punto es un importante limitante a la hora de crecer como persona, no decidas continuar siendo infeliz. Un gran porcentaje de personas indican que estuvieron en al menos una relación tóxica, así que recuerda que tú eres lo más importante y debes cuidarte.
  1. No olvides el bloqueador solar. No te extrañes de que una parte importante de la población anciana padezca de cáncer de piel, no te veas sufriendo en los últimos años de tu vida y práctica la prevención.
  1. Abandona el miedo a intentar cosas nuevas. Cuando seas mayor evita preguntarte ¿por qué tenía tanto miedo a hacer eso? Debes afrontar tus temores y aventurarte.
  1. Mantén el ejercicio como prioridad. No pases tu plenitud física y mental acostado en un sillón, a partir de los 40 años comenzarás a ver los devastadores resultados del sedentarismo.
  1. No te definas por los roles de género. Cambia los paradigmas, no te veas limitado por la sociedad y atrévete a ser el primero.
  1. Renuncia al trabajo que odias. Sabemos que vienen las facturas a final de mes, pero no te levantes a los 40 viviendo en un infierno laboral.

BONUS: no le des importancia a lo que otros piensen de ti, créenos no te acordarás de nada. Esfuérzate en la escuela, defiéndete, termina todo lo que empieces y no tengas miedo a decir “te amo”.

loading...
Close